España en 2020


key_art_back_to_the_future_part_ii

El sueño infantil de cualquier niño nacido antes de los 90 era que llegara el año 2000  y que los coches volaran,  autopistas aéreas y un mundo a lo “Regreso al futuro II”, sin embargo el nuevo siglo llegó y ningún coche voló.

Ahora, en el año 2013, me gustaría imaginar cómo será España en 2020. Para que el ejercicio sea divertido pongámonos optimistas.

De primeras, sabemos que España no organizará unos JJOO, ni Madrid será olímpico. No nos importará mucho porque las televisiones habrán evolucionado tanto que ver la final de los 100 metros listos en 3D será como estar en el estadio olímpico.

En 2020 las administraciones españoles serán un ejemplo de eficiencia y rigor en el control del gasto público. En las grandes universidades de negocios se estudiará como el gobierno español acometió una reforma estructural sin precedentes en la historia contemporánea, incrementando en paralelo el nivel de satisfacción de los ciudadanos.

En 2020 no existirán alcaldes, ni presidentes de diputaciones, ni presidentes de mancomunidades. Su figura será sustituida por un manager profesional que reportará a un consejo de administración compuesto por personajes notables de cada área que no percibirán remuneración alguna.

En 2020 no existirán partidos políticos, serán sustituidos por agrupaciones políticas sin estructura de base. Cada 4 años los candidatos a las elecciones recibirán donaciones de particulares o empresas que serán públicas, transparentes y auditables. Las listas serán abiertas y se exigirá experiencia en el sector privado para ser diputado o cargo relevante.

En 2020 el gobierno no intervendrá en los mercados y dejará a las empresas libertad para competir y prestar el mejor servicio a los usuarios. En aquellas necesidades primarias (sanidad, dependencia, educación) se optará por modelos de gestión públicos privados, de manera que dichas necesidades sean accesibles para todos.

En 2020 no existirán polémicas regionales. Un catalán, un madrileño, un vasco y un andaluz no hablarán de política, ni de injusticia sólo de fútbol, el tiempo y la cultura. El término “inmersión lingüística” estará en desuso. Todos hablarán inglés y a ninguno le importará que el resto manejen otras lenguas.

En 2020 no existirán sindicatos corruptos y paniguados, existirán representantes de los trabajadores, jóvenes, modernos y con formación que compatibilizarán su trabajo en la empresa privada con la dedicación gratuita a otros fines. Serán voluntarios, como los habrá en iglesias, centros asistenciales y otros focos de atención social.

En 2020 los ciudadanos habrán aprendido que no se puede gastar más de lo que se ingresa, que no se puede vivir a los 25 como se vive a los 50, y que en función del  mérito y el esfuerzo unos vivirán mejor y otros peor.

En 2020 la gente en España se reunirá en los bares en su tiempo de ocio, hará más deporte, no dedicará infructuosas horas al presentimo laboral y no estará enganchada al teléfono móvil (o gadget que lo sustituya), sino que hablarán unos con otros.

En 2020….. se lo dejo a ustedes. Tenemos tiempo para pensar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: