La importancia de la competencia para la credibilidad del sistema.


 

En otro post desde DSC defendíamos que el Estado no debe intervenir en la economía  como un agente mas, sino que debe regular los mercados con un fin principal, mantener la competencia , es decir ,  que no haya ningún operador en el mercado que controle el precio del producto .

El 13 de Julio de 2012 la Comisión Nacional de la Competencia, dictaba resolución a favor de la fusión de Antena3 y La Sexta, pero condicionada a cumplir unas limitaciones en el mercado publicitario por televisión, todo ello en aras al mantenimiento de la competencia. Recientemente hemos conocido que el gobierno va a revisar  (puede hacerlo), las limitaciones ante las protestas de las empresas afectadas y por motivos de “interés general”. ¿Cuál es el interés general?

Parece lógico que se limite la concentración en el lado de la oferta del mercado publicitario de la televisión, y también parece razonable la necesidad de que exista un pluralismo informativo en la televisión, buscando la libre formación de criterio de los ciudadanos.

Una de los principales problemas de España es la intervención de los políticos en la economía, el Estado debe garantizar los servicios básicos a todos los ciudadanos pero en materia economía su misión es regular y garantizar la competencia.

Si la institución encargada de defender la competencia toma una decisión por personas competentes en la materia, ¿por qué se tiene que modificar su decisión? Una modificación por parte del gobierno, mina la confianza en la institución, en su credibilidad, ¿ no sería deseable una independencia total del gobierno? ,  el único recurso deberia ser ante los tribunales de justicia.

Necesitamos confianza en las instituciones, en el cumplimiento de las reglas del juego por todos, sabiendo que a veces toca aceptar reglas que nos perjudican pero  también nos protegen de situaciones de abuso de posición dominante, todo con el fin de mejorar la sociedad en la que vivimos y de acuerdo con los valores que decidamos todos . Desde la sociedad civil.

Comments

  1. Ignacio Menéndez says:

    Estimado Pablo,
    Estoy entreteniéndome mucho en mi lectura veraniega de las diferentes opiniones sobre los diferentes sucesos desde vuestra interpretación polítca en el presente bloc. Que decir tiene que estoy entrando en depresión… no por nada, sino porque desde mi propia opionión esta sociedad no es civil sino criminal (y esperemos que por ello no vuelva a ser… militar); creemos que estamos viviendo en DEMOCRACIA y realmente esto no lo es… ya que:
    – No existe SEPARACIÓN DE PODERES (la mayoría de vuestros artículos van sobre esto… el intervencionismo de unos políticos (mediocres y chupopteros -esto es afirmación mía-), en el resto de poderes) que deben coexistir, ser imparciales, ejecutores transparentes y al fin y al cabo, operativos para servir a la sociedad (no para servirse de ella).
    – Igualmente no es democracia porque desde la propia creación de nuestra constitución, su propio contenido y el de las leyes y reglamentos correspondiente posteriores, han sido amplia y variadamente “interpretables” según el partido político que esté en el poder (en pocas palabras, señor legislador, ¿qué es lo que quieres que la ley diga? = X… pues que sea X, no Y o Z, según los intereses partidistas, regionalistas, o incluso personales de quien aplique las normas). Si las reglas de juego no están claras… ¿a qué jugamos?.
    – Finalmente, si no hay un afianzamiento de lo que es un verdadero ESTADO DE DERECHO ¿de qué sirve todo lo demás?. Para qué se regulan normas, se crean instituciones, si luego, por razón del poder político se transforman todas nuestras raíces según les convenga. A veces, simplificar las cosas es la mejor solución para solucionarlas. Cuando la economía general va bien, todo es pasable (para el español en general) pero cuando hay crisis, nos damos cuenta de lo mal que lo hemos hecho… y esto necesita un cambio ordenado, profesional, debidamente proyectado, transparente y riguroso (me refiero a la estructura de nuestra administración y de nuestro Estado)… a ver quien le pone el collar al perro. Por cierto, el Tribunal de la competencia, salvo para temas inocuos, siempre ha estado politizado.
    un abrazo,
    IM

  2. Hola Ignacio ,
    Gracias por tus comentarios y aportación , este es el objetivo principal de DSC : la libre formación de criterio mediante el desarrollo de la sociedad civil.
    La gran tarea que tenemos por delante es despolitizar las instituciones, tu idea de simplificar es la clave. Debemos simplificar los mecanismos institucionales para que sean transparentes e inviten a participar a los ciudadanos , que se sientan parte del sistema , el camino virtuoso se iniciara con ejemplaridad y cultura civica.
    Un abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: