¿Somos competitivos?


Esta última semana, las grandes empresas españolas pronostican que en el primer trimestre del año 2013 comenzará la recuperación económica española (noticia). Su argumentario se basa en que las exportaciones continúan aumentando, reduciendo por tanto el déficit de la balanza comercial, que está aumentando la productividad de los trabajadores, la consolidación fiscal, etc.

Siendo estas noticias positivas, conviene detenerse un largo rato en la páginas 63, 324 y 325 del Informe de Competitividad Global elaborado por el World Economic Forum. Este organismo internacional elabora un informe de carácter anual, en el que en función de 12 grandes apartados valora y ordena los países en función de una puntuación.

España actualmente se ubica en el puesto número 36 sobre un total de 142 países, respecto al año anterior mejoramos en 6 posiciones (¡Bieeeeen!, en unos años podemos adelantar a Estonia, Chile o Irlanda, aunque tenemos que tener cuidado con Tailandia y Túnez que vienen pisando fuerte).

De todas las variables que componen el estudio asusta ver como por ejemplo en los apartados relativos al gasto público y el control del mismo nos encontramos en las posiciones 108 y 110 y  en el conocimiento científico en educación secundaria somos el número 111 aunque hay notas más negativas aún como el apartado de número de días necesario para comenzar un negocio (puesto 121) o en el apartado del mercado laboral donde ocupamos las posiciones 12, 128 y 136 en diferentes conceptos. Para no perder el prisma ser el número 136 quiere decir que sólo hay 6 países con un indicar peor en ese apartado.

Las notas positivas son tan vario pintas como ser el país del mundo con menor tasa de malaria por cada mil individuos, ser el país número 7 en número de asientos disponibles en aerolíneas, el país número 9 en calidad de red viaria o el número 6 en calidad en los centros de postgrado.

Creo que este informe debería hacernos reflexionar a todos para saber el tipo de país que somos a ojos del mundo. Especialmente preocupantes son los indicadores que dependen de los agentes sociales (gobernantes, sindicatos, etc.) la gran mayoría de ellos muy negativos.

Si se supone que queremos ser parte de las decisiones del G8 no nos vale con ser europeos, ser grandes o tener grandes empresas multinacionales, tenemos que ser competitivos y esto consiste no sólo en vender más o producir más, son un compendio de aspectos como los valorados por el WEF.

Por tanto, en lugar de preocuparnos por si silban el himno español preocupémonos por que los jóvenes sean mejores en matemáticas y ciencias, que los gobernantes sean responsables y controlen el gasto y sobre todo que desterremos de una vez por todas las palabras “conquistas sociales” o “lucha de derechos”. El mundo no confía en nosotros, nos dice que no somos competitivos, que no somos fiables ( engaño Bankia) y que nuestra solvencia está en entre dicho (prima de riesgo).

El escenario es desalentador pero de nosotros depende que las cosas cambien, como hemos dicho otras veces, empezando por pequeños detalles se puede.

*la idea de este post surge de la excepcional presentación realizada por el profesor Juan José Toribio el pasado día 24 de mayo.

Comments

  1. Buenas, este es un trabajado articulo. Salud@.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: