Un buen paso


 

El pasado martes desde DSC criticábamos una de las medidas más polémicas del Gobierno, la amnistía fiscal, sin embargo en el post de hoy, la intención es bien distinta. El pasado viernes 13 de abril, el ministro de Educación y Cultura anunciaba  la creación de una comisión de expertos independientes para estudiar la próxima reforma del sistema universitario español.

Uno de los puntos fundamentales del ideario de DSC es la participación de la sociedad civil en las Instituciones y la propuesta del ministro encaja con esta línea de pensamiento. La creación de comisiones, la inclusión de independientes en las listas, y si ocurriera, el nombramiento de cargos públicos de profesionales independientes  contribuirían a que la política fuera más permeable al mundo empresarial.

En esta ocasión, han sido nombrados para la comisión de expertos, profesionales de primer nivel del ámbito público y privado. Entre ellos destacan la  presidenta de la Comisión, Teresa Miras, Catedrática de Bioquímica y Biología Molecular de la Universidad Complutense de Madrid, Rafael Puyol, antiguo rector de la Universidad Complutense de Madrid o Matías Rodríguez Inciarte, vicepresidente del Banco del Santander y Presidente de la Fundación Príncipe de Asturias.

Con la creación de esta comisión, el Gobierno obtendrá unas conclusiones vistas desde un prisma diferente y tendrá una opinión alejada de competencias y egos regionales, luchas de poder o criterios meramente políticos. El siguiente paso, por tanto, debe ser,  que las conclusiones del informe sean vinculantes.

La única debilidad que se observa en esta comisión, es que todos los componentes sean demasiados mayores y por tanto no conozcan la universidad de hoy. Bucearán en numerosos datos e índices de rendimiento pero no tendrán la visión de recién licenciados o perfiles más jóvenes  que puedan aportar su punto de vista.

Desde DSC, apoyamos la creación de esta comisión y estamos muy satisfechos de que el Gobierno decida contar con profesionales no políticos para atajar un problema tan grave como el de las universidades.

La universidad de hoy se ha convertido en una simple etapa más del desarrollo de la juventud. La casi gratuidad de los servicios y la pérdida de incentivos por parte de los profesores, convierte este periodo de la vida de un joven, en una época de ocio y diversión. Mientras el mérito y la exigencia quedan relegadas a  un segundo plano.

Deseamos que el ejemplo cunda y otras áreas ministeriales se beneficien de la experiencia de los mejores aunque estos no sean militantes y no lleven un carné con unas siglas.

¿Qué opinas?, ¿Qué hay de malo en que profesionales contribuyan en el desarrollo de lo público?, ¿Por qué no llegar más lejos incluyendo independientes en cargos públicos?, ¿Tienes alguna propuesta?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: