La amnistía fiscal y límite pagos en efectivo, sin confianza no servirá.


 

Estas semanas el debate en los medios de comunicación gira en torno a la amnistía fiscal y el control que supone la limitación de pagos en efectivo a una determinada cantidad (2.500 euros en España), en mi opinión la sociedades democráticas y abiertas se asientan sobre la base del cumplimiento de las reglas del juego, necesitamos confianza en que los poderes públicos y la sociedad civil serán leales en  su cumplimiento y no harán trampas.

En España está instalado el  “buenismo”, es decir, todos somos buenos, cumplimos con nuestras obligaciones como ciudadanos (entre ellas pagar tributos) y los poderes públicos cumplen con su obligación de hacer cumplir la ley, las reglas del juego y, concretamente, que van a gestionar adecuadamente  los recursos  que los ciudadanos entregamos para el sostenimiento de nuestra sociedad; Es evidente que no es así.

En otros post, he destacado la necesidad de la ejemplaridad pública para un buen funcionamiento del camino virtuoso y el desarrollo de la sociedad. La amnistía fiscal es lo peor que se podía hacer en estos momentos desde todos los puntos de vista, éticos, políticos y económicos,  para la sociedad española en  la que está bien visto defraudar al estado, el mensaje que se transmite es: “continuar defraudando que ya os perdonaremos”, la amnistía fiscal no es el camino para recuperar la confianza .

El control de los pagos en efectivo, no me parece una mala medida, en un mundo ideal en el que todos cumplimos las reglas y pagamos lo que nos corresponde la medida sería nefasta,  pero dado que hay muchos que no cumplen y la sociedad lo tolera, la medida permite que no sólo paguen los mismos, se dificulte el fraude y se incentive el cumplir con los impuesto.

Ahora bien, mientras todas las administraciones publica transmitan a los ciudadanos que gastan lo necesario, que lo hacen honradamente, que están dispuestos a quitar subvenciones inútiles, administraciones ineficientes, reducir burocracia y pedirnos el esfuerzo impositivo justo, estas medidas no servirán de nada, “hecha la ley , hecha la trampa” el que quiera defraudar lo seguirá haciendo porque el mensaje del gobierno tendría que ser CONFIANZA pero empezando por uno mismo, de manera clara y contundente:

-Primero: unas cuantas sanciones ejemplares, defraudadores a la hacienda pública, a la seguridad social, corruptos.

-Segundo: una posible regularización fiscal y de la seguridad social con sanción administrativa pero no penal.

-Tercero: Partiendo de un consenso de todos, Reducción del coste de toda la   administración, subvenciones, financiación partidos políticos y sindicatos, eliminar duplicidades, eliminación diputaciones, reducción del número de ayuntamientos,…………..al nivel que nos podamos permitir.

Para recuperar la confianza debemos de dar cada paso desde el consenso, será  más lento pero más duradero, la sociedad civil tiene la obligación de movilizarse, ofrecer  y exigir  más.

Trackbacks

  1. […] un senador que  en su declaración de bienes manifestó tener un patrimonio modesto, aprovecha la amnistía fiscal (que error esta medida ), para “regularizar “ 11.000.000 de euros y los inspectores de hacienda dicen que la maniobra […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: