¿El fin justifica los medios?


Es probablemente la eterna pregunta, ¿vale todo?, ¿se puede utilizar cualquier camino para perseguir los objetivos personales o de un grupo?

Para mí responder a esta pregunta es lo mismo que responder a la pregunta de si Baltasar Garzón es culpable de prevaricación en el caso de las escuchas ilegales de la trama Gürtel. (Descargar sentencia completa aquí).

El fallo del Tribunal Supremo ha sido polémico y discutido a nivel político y ciudadano. Se ha argumentado a favor y en contra del ya ex – juez, su signo político,  sus anteriores actuaciones judiciales y su trayectoria en el pasado.

A los ciudadanos no nos corresponde juzgar a nadie, para eso están las instituciones y los tribunales, pero si podemos opinar en base a lo que entendemos que está bien o está mal, y en este caso creo que Baltasar Garzón hizo mal, muy mal, porque consideró que todo valía.

Sin ser un avezado jurista, ni tener los conocimientos necesarios para emitir un informe jurídico, salta a la vista que el ex juez vulneró claramente el Derecho a la Defensa de los acusados, que por muy culpables que parezcan todavía son “presuntos”. Además lo hizo, sabiendo que era ilegal y extra limitándose en sus funciones.

El problema no son sólo las escuchas ilegales, sino qué pasaría si cualquier ciudadano confía en su abogado para ejercer sus derechos y resulta que un juez le está escuchando y buscando la manera de juzgarle doblemente. Guste o no, las reglas del juego son las que son y hay que cumplirlas se llame uno como se llame.

He leído y escuchado muchas opiniones y como ciudadano me preocupa que una sentencia unánime de un Tribunal, tan respetable como el Supremo, haya sido rebatida y criticada en editoriales escritos, declaraciones de radio y hasta en la gala de los premios Goya.

Si no confiamos en nuestras instituciones, si el fin justifica los medios y si perseguimos que se juzgue a los ciudadanos por su pasado y no por su presente, nos estamos equivocando y estamos retrocediendo como sociedad y como individuos.

El fin nunca puede justificar los medios.

¿Podemos buscar el éxito al precio que sea?, ¿Si no confiamos en nuestras instituciones quién nos protegerá?, ¿Qué opinas?

Creo que responder a estar preguntas, nos ayudará a todos a saber qué clase de sociedad somos y qué tipo de relaciones queremos mantener los unos con los otros y con las instituciones.

Comments

  1. El problema es que había demasiado ego y poco afán de servicio.
    Ya le podrían haber preguntado por qué se mete tanto donde no le llaman: por ejemplo en el 11M

    • Muchas gracias por tu comentario Jag, no sé si el problema es de ego o de poco afán de servicio pero lo que si está claro es que debió ajustarse a la ley y no actuar como si fuera alguien ajenos a las obligaciones de los ciudadanos.

      Un saludo

  2. Complétamente de acuerdo. Me parece increible cuanta gente trata de defender lo indefendible. El personaje debe de tener un carisma especial… que yo no percibo por ningún lado. Como escribía Ansón en un artículo reciéntemente, ahora ya tiene vía libre para dedicarse de nuevo a la política… desde luego, seguidores parece que no le faltarán.

    • Muchas gracias por tu comentario Eduardo, no podemos negar que BG ha sido un juez muy mediático y tiene grandes defensores, no sabemos si se dedicará a la política o no y si opta por ello que tenga mucha suerte, pero coincido en que en este caso concreto es difícil defender sus actuaciones.

      Saludos

  3. Hablar de si el fin justifica los medios o no, es un debate controvertido y el utilizar un caso cercano a la justicia, no me parece apropiado. Si en lugar de Baltasar Garzón, habláramos de Javier, primer bebe seleccionado genéticamente para salvar la vida de su hermano Andrés, la afirmación categórica “El fin nunca puede justificar los medios”, quedaría más que en entredicho.
    Hablar de que tenemos que confiar en nuestras instituciones, se me antoja “atrevido”, podríamos hablar de los anteriores casos de prevaricación (Estevill, Justo Gómez Romero, Calamita, Serrano, Liaño y su indulto), o de que según el CIS, más del 38% de los españoles confían, poco o nada en la justicia, jueces, etc… O que diez delos doce miembros del Tribunal Constitucional son elegidos por políticos.
    Estoy completamente de acuerdo, con vuestro ideario en el cual pone literalmente:
    ” La exigencia de responsabilidad tiene que ser un pilar en la concepción de nuestra sociedad.”
    Y creo que esa exigencia de responsabilidad tiene que ser nuestra, de los ciudadanos de a pie y de las instituciones y se me antoja, que la justicia debería estar en el primer lugar de dicha exigencia.

    Un Saludo

    • Buenos días Joaquín gracias por tu post, uno de los objetivos cuando comenzamos con la iniciativa DSC era debatir y discutir sobre nuestra ideas y nos encanta que alguien las cuestiones y nos ayude a reflexionar.

      Cuando hablo y expreso que el fin no justifica los medios, quiero transmitir que no vale conseguir un objetivo si se produce un daño colateral o no se actúa correctamente. El caso de los hermanos, para mí es un tema más personal y de moralidad particular de cada persona. En DSC creemos que lo religioso se circunscribe a cada persona, por tanto, si hay un mal detrás de ese fin dependerá de las convicciones de cada uno (ideario: Criterio).

      En cuanto a nuestra instituciones, podemos abrir un debate de su funcionamiento, pero si no conseguimos que sean transparentes y que transmitan confianza, no sé qué alternativa nos queda. Habrá ocasiones en las que las decisiones que se tomen no nos parezcan oportunas, pero tendremos que confiar, al menos, en su buena fe.

      En cualquier caso, si entre todos vamos construyendo una sociedad civil activa y formada, estoy seguro de que nuestros gobernantes medirán sus actuaciones y no se inmiscuirán en temas que no les corresponde. Estoy de acuerdo contigo, no tiene sentido que 10/12 sean políticos, así que pongámonos de acuerdo y generemos una corriente de opinión contraria.

      Desde luego que es preocupante que el 62% no confíe en la justicia, está claro que el sistema no funciona bien. Empecemos por generar confianza y no por cuestionar constantemente las deliberaciones de los jueces y mantengamos un discurso coherente estemos de acuerdo o no con lo que digan las instituciones…

      No sé si ejemplo de BG es el más oportuno, pero bajo mi punto de vista sí que refleja una idea y una convicción de que no todo vale.

      Un saludo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: